Skip to content

Quienes Somos

Nuestro ministerio en Honduras conocido como Ministerio Sal y Luz, es una organización cristiana no confesional que trabaja para entregar el evangelio de Jesucristo siendo la sal y la luz del mundo. Estamos dedicados a mejorar la calidad de vida de las personas en las zonas rurales de Honduras. El Ministerio Sal y Luz comenzó su trabajo en enero de 2002 y está legalmente incorporado en el país de Honduras.

Desde la ubicación central en el área del lago Yojoa, nos esforzamos por mejorar la calidad de vida del pueblo hondureño. Esta es una región que necesita desesperadamente infraestructura básica de la comunidad, iniciativas de salud pública, oportunidades educativas, servicios médicos y dentales y desarrollo económico.

El Ministerio Sal y Luz trabaja en asociación con la Fundación del Ministerio de Sal y Luz, con sede en Jackson, Mississippi, que es una fundación sin fines de lucro 501 (c) 3 registrada en la Oficina del Secretario de Estado en Mississippi. Un acuerdo de operación gobierna esta asociación y otorga responsabilidad, credibilidad y sostenibilidad a ambas organizaciones.

El Ministerio Sal y Luz y la Fundación del Ministerio de Sal y Luz consisten en juntas directivas de antecedentes cristianos y profesionales cuyo apoyo ayuda a llevar a cabo la visión de nuestro ministerio. Las juntas también legislan, gobiernan y supervisan el trabajo del ministerio.

Nuestro ministerio fue creado para ayudar a las familias a elevar su nivel de vida a través de la dignidad de mantenerse económicamente, físicamente y espiritualmente. Los programas de Salt and Light se han dividido en seis componentes principales:

El trabajo en estas seis áreas se pone a disposición de las comunidades locales a las que servimos, con el apoyo total de nuestro personal en Honduras, donantes y voluntarios principalmente de los Estados Unidos. Cada comunidad que servimos en el área del lago tiene un comité local que trabaja con el personal para ayudar a determinar los proyectos que se llevarán a cabo en esa aldea. De esta manera, sentimos que el ministerio crecerá y tendrá sostenibilidad a largo plazo.

Porque tenía hambre y me diste de beber, era un extraño y me invitaste a entrar, necesitaba ropa y me vestiste, estaba enfermo y me cuidaste, estaba en prisión y viniste a visitarme.

Mateo 25: 35-36

© 2018 - Salt and Light Ministry Foundation